Denuncia

Les hace falta un ‘profe’

Habitantes de La Pedregosa señalan que sus hijos poco han aprendido por la falta de maestro

Pedro Quintero
Por Pedro Quintero Sábado 16 de Febrero de 2019
  • Habitantes de La Pedregosa señalan que sus hijos poco han aprendido por la falta de maestro. Supervisora escolar les dice que este año no habrá. Foto: Pedro Quintero

    Habitantes de La Pedregosa señalan que sus hijos poco han aprendido por la falta de maestro. Supervisora escolar les dice que este año no habrá. Foto: Pedro Quintero

Rosario, Sinaloa.- Madres de familia de la comunidad de La Pedregosa, perteneciente al municipio de Rosario, protestaron ayer para exigir a la Secretaría de Educación Pública que mande un maestro que hace falta, pues se está truncando el aprendizaje de sus hijos.

Los inconformes pegaron cartulinas a la entrada de la escuela Petra Castañeda,  donde se podía leer la petición de un maestro para los alumnos de tercer y cuarto año.

La gota que derramó el vaso fue saber que evaluarían a los niños, por lo que decidieron manifestarse para difundir la situación. 

Señalaron que los maestros no se dan abasto con tanto trabajo y descuidan un grupo para atender a otros, una situación que ha repercutido en el aprendizaje de sus hijos, y también en que disminuya el alumnado en el plantel, ya que debido a esta situación, algunos padres de familia han optado por mandar a sus niños a otras comunidades, en su mayoría a Los Ojitos y otros a Aguaverde.

Los niños de tercero y cuarto no saben nada, y es por eso, por la falta del maestro”, dijo una de las presentes.

Otras mujeres que se encontraban en el lugar denunciaron que la excusa de retirar a un maestro era por el poco alumnado, pero comentaron que desde que eran niñas y estudiaron en esta escuela, siempre hubo tres maestros y nunca habían quitado a alguno por haber pocos alumnos.

No habrá profesor

Hasta las puertas del plantel donde se encontraban las madres de familia arribó personal de la jefatura del sector y supervisión escolar número 037 para dialogar con las madres de familia por largo tiempo.

Entre las asistentes estuvo María Concepción Martínez, supervisora de la zona 037, y explicó a los padres de familia que la escuela tenía una matrícula muy baja, con grupos de cinco a siete alumnos, por lo que a la Secretaría de Educación Pública no le convenía pagar un profesor más, y se tuvieron que hacer adecuaciones para que entre dos maestros impartieran clase a los tres grupos. 

Señaló de igual modo que se pretendía ayudar a los profesores que estaban impartiendo clases y se trataría de dividir el alumnado de una forma pareja para que el trabajo no se le cargara a uno solo y tener mejores resultados. 

Los supervisores informaron que por este ciclo no se podía hacer nada para enviar otro docente, pero en el siguiente, si aumenta la matrícula, sería posible apoyarlos con esta petición. 

Tanto madres de familia como supervisores estuvieron platicando por largo rato, tratando de buscar maneras de mejorar el aprendizaje de los niños.

Entre una de las propuestas estuvo aceptar a jóvenes que hagan el servicio para que ayuden a los profesores a dar las clases y no descuidar tanto a los estudiantes. 

Comentarios