Denuncia

Padres de familia exigen solución a problema de aguas negras

La manifestación se llevó a cabo debido a la peste de aguas negras que se encuentran en el interior del plantel

Raúl Briones
Por Raúl Briones Lunes 09 de Septiembre de 2019
  • La escuela en cuestión está rodeada de maleza. Foto: Raúl Briones

    La escuela en cuestión está rodeada de maleza. Foto: Raúl Briones

  • Padres de familia colocaron un letrero de clausurado afuera de la escuela. Foto: Raúl Briones

    Padres de familia colocaron un letrero de clausurado afuera de la escuela. Foto: Raúl Briones

  • La maleza crecida en los alrededores de la escuela causa preocupación a padres de familia. Foto: Raúl Briones

    La maleza crecida en los alrededores de la escuela causa preocupación a padres de familia. Foto: Raúl Briones

  • Aguas negras estancadas en el patio de la escuela en cuestión. Foto: Raúl Briones

    Aguas negras estancadas en el patio de la escuela en cuestión. Foto: Raúl Briones

  • Padres de familia demandan una solución urgente. Foto: Raúl Briones

    Padres de familia demandan una solución urgente. Foto: Raúl Briones

  • Los menores y padres de familia permanecen afuera de la escuela. Foto: Raúl Briones

    Los menores y padres de familia permanecen afuera de la escuela. Foto: Raúl Briones

Mazatlán, Sinaloa.- Padres de familia y alumnos de la escuela primaria José Cayetano Valadés, ubicada en la colonia Luis Echevarría, se manifestaron la mañana de hoy afuera del plantel educativo, el cual fue tomado y para evitar el paso a cualquiera colocaron en la reja principal una cartulina que decía "Clausurado".

La manifestación se llevó a cabo debido a la peste de aguas negras que se encuentran en el interior del plantel, la acumulación de basura, la maleza crecida y los animales ponzoñosos que hay en la institución educativa. 

María, una madre de familia, comentó que el principal problema son las aguas negras, ya que el intenso olor que estas producen ha causado que los niños se enfermen. 

Debido al desbordamiento del drenaje, la maleza ha crecido tomando varias partes de la escuela, especialmente en la zona de juego, lo cual se ha hecho impenetrable debido a que ni los mismos conserjes o personas de fuera quieren limpiar ya que temen sufrir alguna picadura o una infección. 

 

"Los olores son horribles y más a medio día que el sol está a todo lo que da, se han enfermado niños del estómago, de dolor de cabeza, incluso les dan comida aquí y con la poca higiene que hay, se me hace una aberración lo que están haciendo, y no dejaremos que den clases hasta que el problema se solucione, aunque perdamos todo el año", expreso María.

Víctor Manuel López Savala, director de la escuela primaria, mencionó que tienen desde el mes de agosto, cuando empezaron las lluvias, con este problema de aguas negras, que ya llevaron oficios a Jumpam para reportarles el caso y no han tenido respuesta. 

La maleza alrededor de la escuela es bastante grande. Foto: Raúl Briones

"Ya se mandaron dos oficios y no han respondido, ninguna autoridad ha venido a verificar y ver lo que pasa en esta escuela, yo por mi parte entiendo el enojo de los padres de familia, pero es mi deber como líder de la escuela estar aquí presente, donde no me dejan ni pasar", dijo el profesor.

Añadió que el primero de junio el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, asistió a las instalaciones y que les comentó que iba solucionar el problema del canal y de aguas negras, pero que eso solo quedó en promesas.

El director también comentó que tienen un registro de 56 niños que se han enfermado por el mal olor, algunos con dolores de cabeza y otros con dolores de estómago que han llegado a desmayos. 

Solo espero que esto se solucione lo más pronto posible" finalizó el director.

Algunos vecinos aprovecharon la manifestación para también expresar sus quejas debido a que tampoco aguantan los olores y ya no pueden comer a gusto.

Mario, un vecino del asentamiento mencionado comentó que de entre la maleza de la escuela salen alacranes y víboras, lo que hacen que corran peligro por la picadura de uno de estos animales.

"Tengo nueve años viviendo aquí y jamás había pasado esto, ahora ya ni a gusto puede estar uno en su casa, sin tener que estar revisando a cada momento los muebles pues no vaya hacer que un animal esté por ahí y nos pique, y cuando uno no tiene dinero cómo le hace", resaltó Mario.

Comentarios