Famosos

Robin Williams, así fueron sus últimas horas de vida

El actor fue encontrado sin vida el 11 de agosto de 2014; se trató de un suicidio

Jorge Rodarte
Por Jorge Rodarte Sábado 11 de Agosto de 2018
  • Foto AP

    Foto AP

Ya se cumplieron cuatro años de la muerte del famoso actor Robin Williams, quien se suicidó en su casa de California. Fue encontrado con un cinturón atado a su cuello.

Lee también:  Abril del Moral, ¿profanó la tumba de Cantinflas?

 

La muerte de Robin Williams causó conmoción dentro y fuera del espectáculo, pues se trataba del fallecimiento de uno de los actores consentidos del público.

Lee también:  Actriz de Blade Runner es acusada de robo

El cuerpo de Robin Williams  fue encontrado en la habitación de su casa de la localidad californiana de Paradise Cay; su cuerpo estaba ligeramente suspendido en el aire, con un cinturón atado a su cuello por un extremo y con el otro enganchado a la parte superior del armario.


Miles de preguntas se dispararon sobre qué pudo haber llevado al protagonista de Mrs. Doubtfire, Patch Adams La sociedad de los poetas muertos, entre otros tantos films, a tomar la decisión de quitarse la vida.

De acuerdo con la investigación que llevó adelante Dave Itzkoff, redactor de Cultura del diario The New York Times para su libro Robin, una multiplicidad de factores incidieron en el precipitado suicidio del artista, ganador de un Óscar, cinco Globos de Oro, un Premio del Sindicato de Actores, dos Premios Emmy y tres Premios Grammy a lo largo de su carrera.

El miedo a no poder volver a hacer reír, el dolor aún irresuelto de su separación de Marsha Garces, su segunda mujer y madre de dos de sus tres hijos y la sombra de lo que habría sido un diagnóstico médico equivocado, creía padecer Parkinson y en su autopsia detectaron demencia con cuerpos de Lewy, un síndrome degenerativo incurable asociado al riesgo de suicidio, fueron un cocktail demasiado fuerte para el actor.



Alejado de la pantalla grande, Williams intentaba mantenerse activo aceptando papeles en películas acaso indecorosas para un artista de su estirpe, muchas de las cuales ni siquiera llegaban a las salas de cine.

La serie The Crazy Ones, de la cadena CBS, le ofreció la gran oportunidad de volver al género tres décadas y media después de su última gran aparición en el rubro con la inolvidable Mork & Mindy.

Los 165 mil dólares que cobraba por episodio le devolvían a una estabilidad económica en tiempos difíciles. Sin embargo, la crítica resultó impiadosa, acaso otro golpe mortal en un momento en que el artista se sentía vulnerable en todos los sentidos.


A sus problemas estomacales, de indigestión y resfriado, a Williams se le sumaba dificultad con la visión, para orinar y conciliar el sueño, además de temblores en su brazo izquierdo y la voz menguada. 

Según su tercera esposa, sus niveles de ansiedad se habían disparado al punto de convertirse en "un incesante desfile de síntomas". Aparte, se dice, luchaba contra sus propios "fantasmas".

Los demonios todavía están ahí. La vocecilla diciéndome que soy una basura, que no soy nadie, todavía está ahí, créame", afirmó alguna vez, haciendo alusión a la depresión que lo perseguía desde años atrás.


Eran demasiadas alarmas que nadie supo escuchar a tiempo. Lo cierto es que la noche del 10 de agosto el actor entró en paranoia a raíz de unos relojes de diseño que temía que le robaran, se subió a su auto y manejó hasta la casa de unos amigos, a quienes les dejó en custodia los mismos por razones de seguridad.

Al regresar a su hogar, le ofreció a su pareja un masaje en los pies que ella rechazó, sin acaso imaginar que sería el último contacto con su marido.

Como siempre hacíamos, nos dijimos el uno al otro, 'buenas noches, mi amor", recordó su esposa Susan Schneider, con quien había contraído enlace tres años antes. 


A la mañana siguiente Susan se alegró al ver que la puerta del cuarto de Robin permanecía cerrada, creyendo que por fin había logrado conciliar el sueño. Pero el tiempo comenzó a pasar y la puerta seguía sin abrirse, lo que empezó a generar la lógica preocupación.

Fue entonces que llegaron a la casa Rebecca y Dan, los amigos a los que les había dejado los relojes la noche anterior. 

Eran las 11:42 horas cuando un amigo suyo forzó la puerta, entró y  se encontró con un cuadro que seguramente no olvidará jamás. 

Con información de Infobae

Comentarios