Gatos y Perros

Perros y gatos, más parecidos de lo que te imaginas

Aunque a simple vista parezcan totalmente distintos, lo cierto es que guardan más relación de lo que aparentan

<nt:author-name/>
Por La Sirena Viernes20 de Abril de 2018
  • Foto temática: Pixabay

    Foto temática: Pixabay

Son varios los aspectos que caracterizan tanto a perros como a gatos, y aunque cada uno cuente con su peculiar personalidad, también comparten características esenciales.

Convivencia

Ambas especies son capaces de convivir en un ambiente restringido, o mejor dicho hogareño, se han acostumbrado tanto a estar a nuestro lado que constantemente buscan nuestro afecto y han adquirido hábitos característicos de animales domésticos. Lo más importante es que nos quitan el estrés y tranquilizan nuestro estado anímico. 

Los gatos también suelen ser muy hogareños. Foto: Pxhere.

Alimentación

Se presume su origen carnívoro proveniente de sus antepasados para ambas mascotas, sin embargo, con el paso de los años se han acostumbrado a la alimentación que su amo le ofrezca, siendo muchas veces peligroso para ellos, como algunos huesos de otros animales, el chocolate o frutas que su sistema no soporta. Lo ideal es brindarles una alimentación nutritiva en cantidades recomendables. 

Cuidar su alimentación es indispensable. Foto: Pxhere. 

Comunicación

Los dos poseen un lenguaje corporal un tanto similar, incluso muchas veces por el movimiento de sus orejas o su boca podemos entender cómo se sienten; el paso en el que andan, si es muy rápido o lento, también nos dice mucho de sus emociones. Y sin duda alguna la cola refleja su felicidad y tranquilidad: el perro la mantiene agitándose velozmente, mientras que el gato la deja erguida.

Los movimientos de sus orejas pueden reflejar cómo se sienten. Foto: Pixabay.

Reproducción

La hembra de estos dos mamíferos pueden procrear a varias crías en un sólo periodo, además de permanecer un considerable tiempo al cuidado de ellos y sobre todo a su estricta protección.

Gata con su pequeña camada. Foto: Pxhere. 

Emociones

Otra particularidad de los dos es la ansiedad o la plena alegría que pueden llegar a presentar ante determinada situación, como cuando toda la familia sale de casa y ellos se quedan solos; lo mismo sucede en el caso contrario cuando todos los miembros se encuentran a su alrededor, respectivamente. Pueden llegar a sentirse temerosos muy fácil: a los ruidos, otros animales, personas, y demás.

Sentidos agudos

Los sentidos más desarrollados que poseen son el de el oído y el olfato y todos lo sabemos. Hemos vivido situaciones donde no entendemos por qué nuestras mascotas se han alterado y a los segundos alguien toca nuestra puerta, revelando la razón de su ansiedad. Por otra parte, el olfato les permite reconocer a otro perro o gato; según sea el caso pueden identificar, a través de este, el género y estado de salud de otro animal.

Beagle olfateando el territorio. Foto: Pixabay.

Girar antes de echarse

Los dos comparten este instintivo hábito que tanta gracia nos causa y a la vez pocos conocemos; dan dos o tres vueltas sobre su propio eje antes de acostarse. Se dice que este comportamiento se debe a cuando los perros y los gatos eran animales salvajes, o sea que sus antepasados también lo hacían, y les servía para resguardar su territorio y comprobar que no había sido ocupado por otro. 

Comentarios