Gatos y Perros

Las mejores razas de perros para tu familia

Estas razas son las más tranquilas, ideales para hogares familiares

Mariana Ley
Por Mariana Ley Lunes 02 de Abril de 2018
  • Foto: Pxhere.

    Foto: Pxhere.

Si precisamente te encuentras en la búsqueda de adquirir o adoptar una mascota pero te preocupan los cuidados necesarios o lo enérgico que tu perro pueda ser aquí encontrarás a las razas más tranquilas, ideales para convivir con tu familia.

Foto: Pixmio.
Foto: Pixnio.

Lo cierto es que cualquier can puede adaptarse a tu personalidad y a tus actividades, siempre y cuando se le eduque de manera adecuada, por eso se recomienda que se adiestre desde que es un cachorro. No obstante, la genética de algunas razas sí define que unos sean más apacibles que otros.

Pug

Foto: Pixabay.

También conocido como Carlino, es caracterizado por ser pequeño, de aspecto dulce y tierno. Goza mucho de la compañía de niños y adultos, y aunque a veces puede mostrarse juguetón, no necesita de mucho ejercicio, tampoco le gusta, pues suele ahogarse un poco al agitarse demasiado, por lo que dentro y fuera del hogar se mantiene tranquilo y relajado.

Shar Pei

Foto: Wikimedia.
Foto: Wikimedia.

Una de las más tranquilas por excelencia, muchas veces su presencia es imperceptible y en ocasiones no parece ser estimulado por acciones cotidianas a diferencia de otros perros. Es de tamaño medio a pequeño y muy calmado, tanto que muchas veces se contagia su placidez. Se destaca por ser amable, e independiente.

Galgo

Foto: Wikimedia.
Foto: Wikimedia.

Silencioso e incluso asustadizo, esta raza disfruta mucho la compañía dentro de un ambiente hogareño; a pesar de que las creencias sugieran que tiene necesidad de constante actividad física, lo cierto es que con paseos diarios y juegos será suficiente ejercicio. También se les considera cariñosos y estables. Su tamaño es medio y tiene una gran ventaja: no se le cae el pelo.

San Bernardo

Foto: Wikimedia.
Foto: Wikimedia.

De gran tamaño y con presencia bastante imponente, es un perro muy noble y por supuesto de carácter tranquilo; no muestra interés por las actividades físicas y es ideal para la convivencia con los niños al tratarse de una raza mansa, incluso muestra facilidad de proteger a los más pequeños de la familia. Posee mucha predisposición a las nuevas enseñanzas y al adiestramiento.

Gran Danés

Foto: Pxhere.
Foto: Pxhere.

Conocidos por su inmenso tamaño ellos suelen moverse de forma lenta y pronunciada, por lo que no requiere de mucho ejercicio, un paseo será suficiente para distraerse. Se distingue por ser un compañero amoroso y amigable. Resulta una gran opción si se busca una mascota grande y calmada a la vez.

Es indispensable recordar que si optas por esta raza deberás contar con espacios amplios para él, así como su cama, donde se alimente y ni hablar de las cantidades alimenticias.

Basset Hound

Foto: Max Pixel.
Foto: Max Pixel.

Tranquilo, cariñoso, amable y hogareño. Esta raza cazadora se adapta fácilmente a la convivencia dentro de pequeños espacios. Dentro de sus actividades favoritas se encuentran el comer y el dormir. Son perros bajitos de patas cortas, por lo que la actividad física que prefiere es una caminata a su propio ritmo.

No son tan juguetones como otras razas, prefieren mantenerse relajados. Para su cuidado debe prestarse atención a sus largas orejas y a sus ojos.

Bulldog inglés

Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

De cabeza grande y ancha, robusto y con piernas cortas, este can es muy apegado a sus amos. Debido a su físico tampoco necesita mucha actividad física, bastará con pasear lentamente, ya que disfruta las rutinas. Es valiente y cariñoso así como juguetón. Es indispensable que se le cuide de la temperatura, pues una de las causas principales de muertes en esta raza es precisamente un golpe de calor.

Deben considerarse los tamaños de cada raza, pues para cualquier ser vivo es indispensable tener un espacio amplio en el cual se pueda desarrollar, así como sus respectivas necesidades: comida, cama, área de juegos, entre otras.

Foto temática: Pixabay.
Foto temática: Pixabay.

Una de las diferencias entre un perro más tranquilo y uno más activo se basa en la energía que tiene y que debe sacar. Mientras más activo sea, más actividad física necesita. Lo cierto es que cada uno con sus experiencias también desarrolla una peculiar personalidad, misma que lo hace único.

Comentarios