Gatos y Perros

Lobo: El origen de los perros domésticos

Si te interesa conocer los comportamientos de tu amigo de cuatro patas es indispensable voltear a mirar al lobo común.

Yesenia Herrera
Por Yesenia Herrera
  • Observa a tu can y verás las similitudes que tiene con el lobo. Foto: Pixabay

    Observa a tu can y verás las similitudes que tiene con el lobo. Foto: Pixabay

Es bien sabido por todos que cualquiera de las razas de perros que conocemos descienden del Lobo o Canis Lupus, que para llegar a formar la la especie de los perros tuvo que pasar por un gigantesco proceso de adaptación a los diferentes ambientes y también por cambios provocados por capricho del hombre.

Sin la intervención del ser humano no existieran la enorme cantidad de razas de perros que existen en la actualidad y sólo nos limitaríamos a conocer al lobo común que pudiera haberse llegado a adaptar a la convivencia con el humano... Quizá.

Perro doméstico. Foto: Pixabay

Uno de los investigadores más prestigiosos en el tema de los lobos es Ernest Thompson Seton ha venido investigando a esta especie llegando a la siguiente conclusión:

"el lobo es un perro salvaje de gran tamaño que vive de la carne obtenida de la caza, que marca su territorio, que es confiado y amistoso, que ataca al adversario que huye más que al que le hace frente. No teme al hombre, pero le respeta y suele estar dispuesto a convertirse en un amigo, seguidor y ayudante".


Seton destaca que el lobo tiene las siguientes habilidades:

Adaptabilidad: De ello nos da prueba el hecho de que fue relativamente fácil el proceso de domesticación.

Resistencia: Desde tiempos remotos los lobos han sido utilizados para jalar carretas cargadas con gran cantidad de peso lo que nos demuestra que son hábiles para cargar peso a largas distancias.

Territorialidad: su territorio generalmente esttá definido entre los 15 y 150 kilómetros a la redonda de donde se ubique pero puede variar dependiendo del celo y de la cantidad de alimento disponible en el territorio.

Canis Lupus. Foto: Pixabay

Comunicación: El lobo común posee su propio sistema de comunicación basado en aullidos, ladridos gemidos y posturas de su cuerpo.

Caza: su hábitos de cacería generalmente se desarrollan durante la noche para descansar por el día.

Reproducción: Es la manera en la que el lobo perpetua su especie por lo que es fundamental para el animal.

Seguro en este punto ya estableciste similitudes entre tu perro y el lobo común con respecto a sus comportamientos que nos llevan de nueva cuenta a recordar que el perro doméstico aún conserva algunas características de su ancestro.

 

También podremos encontrar grandes diferencias entre ambos como por ejemplo en el aspecto de la alimentación donde la diferencia es notoria pues mientras nuestra mascota se limita a alimentarse de lo que le proporcionamos el lobo común tiene habilidades de caza que le permiten obtener su alimento.

El hombre ha tomado las mejores características de los hombres para crear a la mascota perfecta descartando algunas características del lobo y adaptando las características que quedan, a su beneficio.

Es por eso que nuestros amigos peludos difícilmente sobrevivirían en las condiciones en las que viven los lobos en la naturaleza.

Sin embargo esta selección artificial no es del todo negativa pues algunas de las razas actuales de perros están habilitadas para realizar tareas sorprendentes que nos auxilian en ciertas tareas para las que el hombre no tiene habilidades. Un ejemplo muy claro es el los perros que auxilian en labores de rescate ante desastres naturales, accediendo a sitios de difícil acceso donde el hombre no podría entrar y rescatando una gran cantidad de vidas humanas.

De ahora en adelante cuando veas a tu mascota no olvides que dentro de él se encuentra todo un lobo.Con información del sitio Muy Interesante.

Comentarios