Gatos y Perros

Por qué mi perro comen su popó

El comportamiento de comer caca se conocer como coprofagia y generalmente ocurre en perros, raras veces también en gatos. A continuación te contamos las razones

<nt:author-name/>
Por La Sirena Miércoles06 de Marzo de 2019
  • Por qué los perros comen caca. Foto temática: Pixabay / Wikimedia Commons

    Por qué los perros comen caca. Foto temática: Pixabay / Wikimedia Commons

Quizá en más de alguna ocasión has visto que tu perro hace algo que nosotros consideramos asqueroso y te habrás preguntado ¿por qué los perros comen su popó? Pues a continuación te contamos un poco del por qué lo hacen.

La mayoría de las veces los perros comen popó es porque intentan comunicarnos algo acerca de su salud.

El nombre de este comportamiento es coprofagia y generalmente ocurre solo en perros, aunque, podría haber algún caso de gatos.   

Jacob Brogan, escribió para Smithsonian que no se trata de que haya algo malo con tu mascota.

De hecho e incluso cuando la coprofagia sí sugiere que hay algo mal con un perro, a menudo este lo hace porque intenta hacer las cosas bien, no porque este básicamente mal”.

Muchos de los perros comienzan a comer popó porque sus cuerpos los impulsan a corregir alguna insuficiencia o desequilibrio en la digestión. 

Quizá el páncreas no produce suficiente insulina u otras enzimas, o tal vez está descontrolada su proporción de bacterias intestinales buenas y malas.

La Doctora Becker, menciona que los perros comen popó no porque piensen que es deliciosa, sino por que instinto los obliga a ingerir algo que se encuentra en las heces y que les hace falta en su alimentación.

Becker añadió que la coprofagia es más frecuente en los perros que son alimentados solamente con croquetas, pues afirma es una alimentación biológicamente inapropiada que podría crear una deficiencia crónica de enzimas digestivas. 

Únete a nuestro chat en WhatsApp: 

Coprofagia conductual

Otra de las causas que orilla a los perros a comer popó es porque se encuentran ansiosos o estresados, regularmente se da en perros encerrados en perreras.

Una causa más procede del hambre, cuando los cachorros son alejados de la madre demasiado pronto y tienen que buscar su propia comida, si además son obligados a sentarse durante semanas en una pequeña caja sin recibir estímulo físico o mental, corren un alto riesgo de convertirse en comedores de popó habituales.  

Perrera

La coprofagia podría ser también un comportamiento aprendido, es decir, perros más viejos podrían ser un modelo de comportamiento de comer popó para los perros más jóvenes.

Además los perros son muy selectivos en la popó que van a comer, algunos, solo comen heces congeladas, otros solamente comen heces de cierto animal y algunos más solo lo hacen en cierta época del año. 

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: