Mundo Raro

Cerebro del pulpo: el más extraño del mundo

El pulpo posee tentáculos independientes que son controlados, cada uno, por un cerebro.

Yesenia Herrera
Por Yesenia Herrera Jueves 02 de Noviembre de 2017
  • Los pulpos poseen el cerebro más raro del mundo. Foto: Pixabay

    Los pulpos poseen el cerebro más raro del mundo. Foto: Pixabay

El océano es un mundo submarino del que aún no tenemos muchos datos pues conocemos sólo un porcentaje muy bajo del total de las especies marinas, según datos de National Geographic ese porcentaje es de menos del 10% .

En el mundo marino encontramos sorprendentes especies que sólo nos podemos imaginar en las películas de ciencia ficción o en nuestras peores pesadillas.

Un ejemplo de la majestuosidad del océano lo encontramos en los pulpos, que tal vez nos parezcan de los más común, pero que en realidad tienen ciertas singularidades que los hacen especiales de entre las especies marinas.

El pulpo, una sorprendente criatura marina.
Foto: Pixabay

Su cerebro poco común ha sido por mucho tiempo una incógnita para los científicos, quien ya han logrado averiguar parte de su funcionamiento, sin llegar a ser expertos aún en el funcionamiento de este.

Según National Geographic este cefalópodo posee ocho tentáculos, cada uno de los cuales posee un cerebro, aparte del central que se encuentra en su cabeza.

Sus tentáculos puede actuar de manera independiente, convirtiendo al pulpo en una de los seres más extraños junto con los demás cefalópodos como los calamares y sepias, asegura la BBC.

Los científicos se encuentran desconcertados por la capacidad de los pulpos de realizar impresionantes actos como camuflarse y escurrirse por agujeros muy pequeños , teniendo un cerebro completamente diferente al de otra criatura marina o terrestre.

La cantidad de células cerebrales varían entre cada especie y pueden ir desde 100 hasta 500 millones, la mayoría situadas en sus tentáculos, a diferencia de los humanos que poseen aproximadamente 85 mil millones de neuronas mayormente dentro del cráneo.

Tienen una capacidad para detectar sustancias químicas impresionante gracias a que cada uno de sus tentáculos posee 40 millones de receptores que recorren sus ventosas.

Otra cualidad sorprendente de estos animales es el cambio de color de manera adaptativa, pues pueden cambiar su coloración a voluntad gracias a que su piel se encuentra cubierta de cromatóforos, células que contienen pigmentos que el propio pulpo puede controlar gracias a su extraordinario cerebro.

Cada tentáculo actúa de manera independiente y de allí nos surge una duda ¿cómo es que no se enredan entre si?

Sus tentáculos tienen también la capacidad de regenerarse, que es atribuida al cerebro independiente de cada uno de ellos.

Pensaríamos que por ser independientes los tentáculos podrían enredarse pero eso no es así, pues los tentáculos se rechazan entre ellos.

Los pulpos pueden comer tentáculos de otros pulpos pero rechazan comerse los suyos aún cuando han sido amputados.

Los tentáculos de los pulpos son independientes. Foto: Pixabay

Sin embargo aunque los tentáculos son independientes el pulpo tiene jurisdicción pues puede anular ciertos movimientos de sus extremidades.

La independencia de sus tentáculos permiten que el cerebro principal del animal se centre en funciones especiales, es similar a lo que pasa en el cuerpo humano cuando estamos cerca de algo peligroso, pues nuestra médula espinal envía la señal de peligro antes que el cerebro registre el dolor.

Personalidad

Estos cefalópodos tienen la capacidad de recordar y generar aprendizaje con gran facilidad.

Se ha comprobado que los pulpos pueden aprender de las situaciones por las que pasan otros pulpos para posteriormente utilizarlas en beneficio propio, sin necesidad de tener la misma experiencia.

Pueden crear su opinión con respecto hacía los seres humanos es decir pueden decidir quien le agrada y quien no.

Foto: Pixabay

Evolución

Todos estos datos son impresionantes tomando en cuenta que los pulpos viven pocos años.

Según estudios se cree que estos invertebrados aparecieron inicialmente en aguas poco profundas dominadas por vertebrados para después adentrarse en aguas más profundas, es por eso que la naturaleza lo dotó con las herramientas para lograr subsistir en estas situaciones.

 

Comentarios