Mundo Raro

Chico Javier; el mensajero de los muertos

Jamás se le comprobó algún fraude, se dice que tenía confirmaciones precisas de cartas pscicografiadas por parte de sus seres queridos muertos

<nt:author-name/>
Por La Sirena Viernes26 de Octubre de 2018

Francisco Candido Javier, fue un hombre nacido en Pedro Leopoldo Brasil, conocido popularmente como Chico Javier, un famoso médium y divulgador del espiritismo de quien se creía era el mensajero de los muertos. 

A Chico Javier se le atribuyen 451 libros sobre espiritismo que se vendieron en más de 40 millones de copias traducidas a 33 idiomas, aunque en algún momento aseguró no ser el autor de los textos, sino que se limitaba únicamente a escribir lo que los espíritus le pedían. 

A Javier jamás se le comprobó algún fraude, se dice que tenía confirmaciones precisas de cartas pscicografiadas por parte de sus seres queridos muertos.  

Tampoco recibió dinero por la venta de sus libros, además de que donó los derechos de autor a diferentes instituciones sin ánimo de lucro, entre ellas la Federación Espiritista Brasileña e institutos benéficos como hospitales, hogares para huérfanos, así como ayuda a niños carentes. 

Mientras realizaba sus divulgaciones, extraños fenómenos ocurrían a su alrededor, lo que causaba conflictos psicológicos internos.

De acuerdo con Ceanet, Chico era muy diferente a sus hermanos y amigos, él podía ver a los muertos y platicar con ellos desde los 4 años y medio.

En un principio sus padres pensaron que el niño se estaba haciendo loco, pues no era común oír hablar de comunicación con los muertos ni de espiritismo. 

Cuando cumplió cinco años su madre murió, por lo que Chico y sus siete hermanos quedaron al cuidado de su padre por un tiempo, luego fueron enviados con otros familiares, Chico Javier se quedó con su madrina Rita de Cassia, una mujer egoísta y déspota.

Luego su padre se volvió a casar y la familia se reunió de nuevo, para entonces Javier tenía más comunicación con las espíritus, su madre se le aparecía a menudo para darle consejos y orientarlo a su camino espiritual.

Su padre cada vez más asustado acudió al párroco del pueblo, quien como última opción le realizó un exorcismo.

Comentarios