Mundo Raro

Jacuzzi de la deseperanza; el lugar del que nadie regresa con vida

Cualquier pez, cangrejo y crustáceo que se atreve a ingresar en este lago acaba irremediablemente muerto

Yesenia Herrera
Por Yesenia Herrera
  • Foto temática: Pixabay

    Foto temática: Pixabay

Ubicado en el Golfo de México en las costas de Nueva Orleans en Estados Unidos a una profundidad de mil metros se encuentra el llamado “Jacuzzi de la desesperanza” o también llamado “El lago donde nadie regresa vivo”.

Este peculiar lago descubierto en 2014 ( según hispanotv) hace honor a su nombre pues cualquier ser que ose entrar en él no tiene posibilidad de salir con vida, debido a las altas concentraciones de sodio, metano y sulfuro de hidrógeno que posee este cuerpo de agua, imposibilitando también que en su interior se propague la vida normalmente. 

Cualquier pez, cangrejo y crustáceo que se atreve a ingresar en este lago acaba irremediablemente muerto.

Su circunferencia es de 30 metros y su profundidad de 3.7 metros y debido a su alta densidad permanece en el fondo del lecho marino. Este sitio fue encontrado por Erik Cordes gracias a un robot submarino llamado Hércules, con el cual lograron obtener las imágenes del lugar así como observar el borde del lago lleno de cadáveres de algunos cangrejos que habían entrado buscando comida. Otro descubrimiento son algunos organismos adaptados que se alimentaban del sulfuro de hidrógeno y el gas metano del lugar. 

El equipo de biólogos de la Universidad de Temple de Filadelfia decidió realizar una exploración dentro del Jacuzzi de la desesperanza para conocer a fondo todas las características de este singular lugar, afirma el portal Vix.

Es así como el grupo de biólogos encabezados por el investigador Erik Cordes, explicó a la revista Oceanography que el agua en este lago es de 4 o hasta 5 veces más salada que el agua de mar, por lo que al ser diferentes densidades el agua de este lago no se mezcla con el agua del mar, si no que crea una burbuja subacuática que resulta altamente tóxica. 

arrecife LS Pixabay
Foto temática. Pixabay

La piscina mortal se formó cuando el agua del mar normal se filtro en las grietas del fondo marino, mezclándose con las formaciones de sal de posteriormente con el gas metano que se filtra desde el fondo marino, según Seeker.

Según la investigación realizada por Cordes en sus conclusiones arrojó que sólo algunas bacterias, gusanos y langostinos tienen la capacidad de sobrevivir a los niveles tan altos de sal en el interior, sin embargo no pueden permanecer durante mucho tiempo dentro de él ni tomarlo como su hábitat, y sólo pueden ingresar de vez en cuando en las aguas del lugar. 

arrecife LS Pixabay
Foto temática. Pixabay

Según el portal Seeker el biogeoquímico de la Institución Oceanográfica de Woods, Scott Wankel afirma que el agua del lago submarino se encuentra a unos 65 grados Fahrenheit en comparación con los 39 grados del resto del océano circundante, lo que probablemente atrajo a los organismos que han perecido en el lugar y ha permitido que sus cadáveres se conserven. 

Para concluir, el profesor Cordes comentó a la revista Bussiness Insider: “Fue una de las experiencias más increíbles en el mar. Puedes disfrutar en la parte inferior del océano y ver algo como un lago o un río que fluye”. “Mucha gente estudia estos hábitats extremos en la Tierra como modelos de lo que podríamos descubrir cuando vayamos a otros planetas”. Según lo afirma el portal Vix. 

 

Comentarios