Mundo Raro

Erzsébet Báthory: La Condesa que sacrificaba jovencitas

La mujer que quería conservar su juventud a costa de las vidas de inocentes doncellas

Rosario Castellanos
Por Rosario Castellanos Sábado 30 de Junio de 2018
  • El castillo de la condesa escondía secretos Foto ilustrativa/Pixabay

    El castillo de la condesa escondía secretos Foto ilustrativa/Pixabay

Erzsébet Báthory nació en la comodidad de una familia húngara, perteneciente a una de las más ricas y poderosas de Hungría, miembros de la aristocracia de ese país, en 1560.

Su familia tenía antecedentes de prácticas satánicas y brujerías, ella había sido educada por una nodriza que le enseñó cosas de este tipo, que eran común en su familia.

A los 15 años contrae matrimonio con el Conde Nadasdy, posteriormente va a vivir a un castillo alejado, su esposo era un guerrero, cuando es llamado a combatir la Condesa se queda sola y éste se marcha a cumplir sus obligaciones.

Sin su marido en casa, Erzsébet da rienda suelta a sus deseos y se involucra con un joven de apariencia extraña, después comienza a tener relaciones lésbicas con sus empleadas, tenía una afición por la sangre, el sexo y perversiones sádicas.

Para distraerse y aprovechar las largas ausencias de su marido, comienza a rodearse por brujos y hechiceros, mientras continuaba con sus aventuras sexuales.

Al pasar el tiempo, la Condesa se empieza a preocupar por su piel y perder el atractivo, su nodriza le recomienda sacrificios de sangre y magia negra, asegurando que esto traerá beneficios a su vanidad teniendo juventud eterna.

Erzsébet tuvo tres hijos, con el Conde Nadasdy y se enfocó un tiempo en su maternidad dejando de lado las ideas de brujerías y sacrificios.

Pero su vanidad y la preocupación por su juventud persistía, estaba por cumplir los 40 años, un día en una arranque de ira agredió a una de sus doncellas provocándole un sangrado, la Condesa al sentir la sangre de la joven doncella en su piel recordó las palabras de la nodriza, y ordenó que le cortaran las venas para llenar con su sangre la bañera, después se sumergió en ella.

A partir del primer asesinato Erzsébet se obsesionaría con la sangre de las doncellas, creyendo firmemente que los sacrificios y los baños de sangre la hacían conservar la juventud, asesinaba a mujeres jóvenes vírgenes.

Las llevaba con engaños a su castillo donde eran torturadas, abusadas y utilizaban su sangre para brujerías y ritos de la condesa, los cuerpos eran enterrados cerca del castillo, después de un tiempo, al ser tantos cadáveres, las tiraban sin cuidado en barrancas y el bosque.

Los habitantes del pueblo cercano al castillo empezaron a temer, pues las jóvenes que entraban al castillo nunca salían de él, incluso había niñas desaparecidas, se escuchaban gritos aterradores salir del noble recinto, los pobladores empezaron a señalar a la Condesa y a los habitantes del castillo de ser vampiros.

Querían emboscar el lugar, pero en esa época no se podía atacar a las personas de la nobleza y menos una familia como los Báthory, así transcurrieron 10 años de atroces crímenes en contra de inocentes jóvenes y niñas, llegando a asesinar más de 600 mujercitas, convirtiendo a la noble de Hungría en la mujer asesina con más crímenes en su lista.

Cuando los pobladores encontraron cuerpos armaron una revuelta para denunciar ante el soberano de Hungría los crímenes, teniendo como sospechosa a la Condesa, finalmente, en 1610 los soldados irrumpen en el castillo, encontrándose con el horror de un sitio sangriento.

Había cuerpos torturados en lo baños, cadáveres enterrados en los jardines del lugar, jóvenes y niñas aún con vida en el sótano a punto de ser sacrificadas, aquello era una verdadera escena de terror y olor a sangre.

Báthory confesó todos los asesinatos con frialdad argumentando que sentía atracción por la sangre y era la solución para conservar su juventud.

Fue condenada a ser encerrada en su castillo, sin derecho a ver la luz del día, su celda sería una verdadera tumba en vida, a los 4 años de estar prisionera murió debido a que dejó de probar bocado, falleciendo a los 54 años de edad, con 600 asesinatos en su lista, y con una historia de sangre, abuso y tortura en contra de todas las jovencitas que murieron a causa de su vanidad.

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: