Mundo Raro

"Ismael Ciempiés" y su exótico amor por las serpientes, tarántulas y ciempiés

El joven asegura que cuida y protege a los animales con mucho amor

<nt:author-name/>
Por La Sirena Miércoles07 de Febrero de 2018
  • Los animales más venenosos se exhiben en el Museo de Londres. Foto temática Pixabay

    Los animales más venenosos se exhiben en el Museo de Londres. Foto temática Pixabay

Hato Mayor.- “Ismael Ciempiés” o “El rey de las cacatas, culebras y ciempiés”, así se le conoce a un joven de nombre Juan de Jesús Jiménez, quien tiene su domicilio en el sector Villa de Vilorio, al norte de Hato Mayor del Rey, República Dominicana. 

El chico es conocido así por el amor que tiene hacia estos animales, según dice, apenas tenía 12 años cuando nació su amor y pasión por los arácnidos y reptiles, ahora el puede acariciar o besar a las tarántulas o ciempiés sin que le hagan daño. 

“Cuido y protejo los animales e insectos y mi amor por ellos es infinito,“ confiesa. 

Ismael contó que tiene una tarántula, o cacata, como ellos le llaman y que obedece como si se tratara de un perrito, sube a su pie y trepa hasta el cuello.

“Me obedece como un perrito porque cuando la llamo viene a mí y sube a mis hombros”, mencionó el chico

Según Diario Libre, Ismael Ciempiés pasa la mayor parte del día con los animales en su cuerpo, cintura y cabeza principalmente. 

Foto: Ilustrativa (Sizcene)
Foto: Ilustrativa (Sizcene)

En ese transcurso alimenta a las serpientes con carne de res y pollo, que compra en el mercado, a donde acude con ellas.

Al llegar las 18:00 horas coloca a las serpientes en un árbol y resto bajo una roca para ir a buscarlos al día siguiente. A las que no abandonan el árbol las baña con agua y champú.

Juan de Jesús Jiménez vive con su esposa e hija en una humilde casa, hace exhibiciones públicas y aunque no lo crea, no cobra ni un peso por ello. 

La especie estudiada por el equipo, el ciempiés de cabeza roja.
Foto temática: Archivo El Debate

Quienes lo conocen aseguran que nunca habían visto algo igual, aunque muchas personas salen “corriendo” al ver al chico recorrer la comunidad con las serpientes en la cabeza y cuello, además de los ciempiés y tarántula en el rostro. 

Comentarios