Mundo Raro

"La castañeda" el palacio del terror durante el porfiriato

El lugar no es más que “un mal sueño para la psiquiatría mexicana”

Rosario Castellanos
Por Rosario Castellanos Domingo 18 de Febrero de 2018
  • El palacio del terror

    El palacio del terror | Foto ilustrativa/Pixabay

Durante el porfiriato México tuvo grandes avances, se ha clasificado a la administración de Porfirio Díaz como uno de los gobiernos más progresistas, su lema "Poca política, mucha administración" era reflejo de la disciplina que requería el mandatario.

Porfirio Díaz Foto/Wikimedia Commons

Pero no todo fue avance, al contrario este intento de progreso y mano dura que tenía Porfirio Díaz se convirtió en una tortura para quienes alguna vez habitaron el llamado "Palacio de la locura" La Castañeda, un manicomio proyecto del mandatario en ese entonces.

La castañeda Foto/Wkimedia Commons

La Castañeda abrió sus puertas el 1 de septiembre de 1910, a la inauguración asistió el presidente Porfirio Díaz y parte de la alta sociedad mexicana, su arquitectura fue inspirada en el hospital psiquiátrico parisino “Charenton”. La edificación se construyó sobre una antigua hacienda pulquera en Mixcoac, que en ese entonces eran las afueras de la ciudad.

Según la historiadora Cristina Sacristán, La Castañeda no es más que “un mal sueño para la psiquiatría mexicana”, los pacientes que ahí llegaban en un principio tenían serios trastornos y enfermedades mentales.

Pero lo que se supone sería un lugar para curarse se convirtió en un lugar de terror para quienes estaban internados, la falta de supervisión y administración provocó que el lugar se convirtiera en un verdadero infierno.

Los pacientes eran maltratados, humillados y abusados por el personal a cargo, incluso los pabellones estaban divididos con humillantes nombres como: Según la historiadora Cristina Sacristán, La Castañeda no es más que “un mal sueño para la psiquiatría mexicana”.

Foto ilustrativa/Pixabay

Después comenzaron a recluir también a reos de cárceles, prostitutas, epilépticos, sifilíticos, alcohólicos e incluso a indígenas bajo la excusa de que eran inadaptados sociales, y eso se volvió un caos.

Esta situación provocó que se cometieran los crímenes más atroces, como violaciones y asesinatos, aquello parecía una verdadera película de terror, y el gobierno no intervenía ante tales abusos.

Los que empezó como un manicomio, se convirtió en una cárcel con todo tipo de abusos y humillaciones, utilizaban métodos de tortura como electroshocks, bañarlos con agua helado y todo tipo de maltratos físicos.

Este lugar conmocionó a periodistas, investigadores y artistas, por las atrocidades que se cometieron ahí, es algo que el gobierno mexicano prefiere olvidar, algo que se intentó borrar en 1968 por el presidente Gustavo Díaz Ordaz.

El mandatario ordenó la demolición de ese lugar, los pacientes fueron enviados a otros centros de salud, pero el episodio de terror es una parte oscura del mandato de Porfirio Díaz y de la historia de la psiquiatría mexicana.

Con información de: Cultura Colectiva

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: