Mundo Raro

La leyenda de la Monja de la Concepción

Todo se remonta al siglo XVI, cuando los hermanos Ávila, María, Gil y Alfonso, vivían en el Centro Histórico de la Ciudad de México

<nt:author-name/>
Por La Sirena Viernes26 de Julio de 2019
  • La leyenda de la Monja de la Concepción. Foto temática: Wikimedia Commons

    La leyenda de la Monja de la Concepción. Foto temática: Wikimedia Commons

La leyenda de la Monja de la Concepción, una de las más populares en la ciudad de México sobre el convento que lleva el mismo nombre, donde según dicen se aparece el fantasma de una monja, por las noches la sensación de que alguien mira a las adoradoras de Dios, ¿conoces esta historia? No, pues a continuación te la contamos.

Todo se remonta al siglo XVI, cuando los hermanos Ávila, María, Gil y Alfonso, vivían entre las calles de Argentina y Guatemala en el Centro Histórico de la Ciudad de México, la familia gozaba de fortuna. 

Lee también: La leyenda del maniquí de "La Pascualita"

María, la más pequeña de los Ávila, era una joven ingenua y confiada, un día conoció a un hombre de familia humilde que trabajaba para los Ávila, y a quien le gustaba la buena vida, así que vio la oportunidad en María de salir de su pobreza, y la enamoró, tanto fue su amor, que en poco tiempo ya estaba dispuesta a hacer lo que sea por el amor de aquel hombre.

Pasó el tiempo y el hombre la convenció de casarse, y mientras ella hacía planes para la boda, él los hacía para quedarse con su dinero, además no tenía reparo en contarlo cuando se encontraba pasado de copas en los bares de la capital. 

Lee también: La leyenda de la niña con cabeza de muñeca

Un día de tantos que el contaba el malévolo plan fue descubierto por Alfonso Ávila, quien le prohibió ver de nuevo a su hermana, pero el sin vergüenza hombre le contestó que él no podía hacer nada, pues ella lo amaba y su corazón hace tiempo “que es mío, puedes oponerte cuanto quieras, pero nada conseguirás”.

Pero Alfonso sabía como deshacerse del ambicioso hombre, así que le ofreció una gran suma de dinero para que se fuera y tan pronto tuvo el dinero en sus manos se mudo sin decirle nada a María. Al no saber nada de su amado, María cayó en depresión, deambulando por la casa, gimiendo y llorando.

La situación de María preocupaba a la familia, que decidió ingresarla al Convento de la Concepción, conocido por recibir como novicias a las hijas de los conquistadores. 

Lee también: Leyenda de la mulata de Córdoba

Ahí María entregó su cuerpo y alma a Dios, hasta que un día tuvo noticias de aquel hombre que la había abandonado, sabía que estaba vivo y no había hecho nada por buscarla, se llenó de tristeza y decidió quitarse la vida, así que se ahorcó en un precipicio donde quedó inmóvil balanceándose como un péndulo movido por el viento.

Desde aquel día, muchas personas afirman haber visto el reflejo de la monja colgada en el agua, las religiosas aseguran que fenómenos paranormales ocurren a diario en el convento.

“Las cosas se mueven y se pierden sin que nadie las toque, los alaridos nocturnos no cesan y la sensación de que alguien las observa siempre está ahí”. 

Comentarios