Mundo Raro

Misnébalam el pueblo fantasma en Yucatán

La historia de la hacienda se remonta a la época del auge del henequén, cuando fue construida por el arquitecto Ruiz de Lana

<nt:author-name/>
Por La Sirena Miércoles12 de Junio de 2019
  • Misnébalam el pueblo fantasma en Yucatán

    Misnébalam el pueblo fantasma en Yucatán

Misnpebalam es una enigmática hacienda colonial de gran amplitud hace sentir y respirar el miedo a los pobladores de Yucatán, la hacienda se localiza a sólo unos kilómetros de la ciudad de Mérida.

Los restos deteriorados de la hacienda Misnébalam, las ramificaciones de los árboles que tapan las entradas de las casas abandonadas y los desoladores paisajes, hacen de esta hacienda el escenario ideal para cualquier película de terror. 

La historia de la hacienda se remonta a la época del auge del henequén, cuando fue construida por el arquitecto Ruiz de Lana. Aún se conservan las máquinas henequeneras, consideradas verdaderas piezas de museo.

A pesar de su belleza arquitectónica, esta construcción comenzó a deshabitarse poco a poco desde hace más de 100 años, hasta que en el año 2000 fue abandonada por los 21 pobladores que aún conservaba como su hogar a esta localidad.

De acuerdo con Animo, Misnébalam se convirtió en un pueblo fantasma debido a la intensa actividad paranormal que asolaba a los habitantes de la región. 

Una de las historias más conocidas es la Leyenda de Juliancito, hijo del hacendado quien murió en extrañas circunstancias en 1910 y aún se aparecía por los alrededores.

Fue víctima de abuso sexual por parte de un empleado de la hacienda y sintiendo gran culpa se quitó la vida. Pese a que el niño suele aparecerse jugando en los columpios de la hacienda, lo que más te podría sorprender es la sensación de tristeza absoluta. 

Pero esta no es la única historia paranormal que pueden contar habitantes de la zona, existen otros relatos e incluso videos dan cuenta de otras apariciones, entre las que destacan la de un hombre que prende la luz en la casa principal de la hacienda y la de un monje que se aparece en el techo de la iglesia, y la mujer que grita a las tres de la mañana. 

 

 

Comentarios