Mundo Raro

Cosplay ¿moda o estilo de vida?

El Cosplay se ha convertido en toda un cultura que poco a poco ha ganado terreno mundialmente 

Yesenia Herrera
Por Yesenia Herrera
  • Foto: Pixabay

    Foto: Pixabay

El “cosplay” es un todo un fenómeno actual que se considera no sólo una moda, sino toda una subcultura que engloba desde actuar como alguna figura de animación hasta diseño de vestuario del mismo.

Quienes son parte de este movimiento son llamados cosplayers y en ocasiones utilizan códigos dentro de su lenguaje que los identifica como parte del mismo movimiento.

El Cosplay nace originalmente en Estados Unidos durante la convención de ciencia ficción en los años treintas pero comenzó a consolidarse como el cosplay que conocemos hoy hasta la década de 1970 en Japón, obteniendo su nombre en los años ochentas por el Japonés Nobuyuki Takahashi, esto último según la página animx.

De acuerdo con el portal Vix, la palabra “Cosplay” se deriva de las palabras de origen inglés “costume”, disfraz y “play”, jugar.

Foto: EFE

Hay quienes consideran el cosplay como una forma de arte en la cual se busca imitar de la manera más fiel posible a un personaje de ficción desde su vestimenta hasta su comportamiento y puede ser realizado ya sea en concursos, convenciones o por puro gusto de hacerlo.

Los personajes a elegir son ilimitados, pues puede ser cualquier figura de la cultura popular como animaciones japonesas, personajes del ánime, manga, algún videojuego e incluso de alguna película.

Quienes gustan de realizar cosplay generalmente hacen sus propios disfraces invirtiendo tiempo y dinero para llegar a personificar lo más fielmente posible a su personaje, por lo cual esta actividad se considera todo un arte.

Foto: Pixabay

Las convenciones de ánime son los lugares más adecuados para encontrar todo tipo de personajes que son traídos a la vida por sus cosplayers y que acuden a presentar sus obras de diseño de personaje o sólo a observar a otros artistas y compartir experiencias.

En Japón el cosplay es toda una cultura y tiene gran importancia, incluso existen discotecas en donde los jóvenes cosplayer pueden acudir y encontrarse con otras personas que comparten la misma pasión por la personalización de su ánime favorito.

Los personajes de cosplay más interpretados varían dependiendo de la región del mundo donde se haga la personificación, aunque sí existen algunos que son clásicos como Rurouni Kenshin, Mario y Luigi, Misty, Asuka de Evangelion, Dark Vader, Naruto y Batman, según información del portal Vix.

Alrededor del mundo cosplay existen ciertos prejuicios que en ocasiones llegan a ser molestos para un cosplayer, por ejemplo, algunos asocian al fenómeno como inmadurez por creer que sólo lo realizan jóvenes de poca edad, sin embargo, es importante recalcar que para ser cosplayer no existe una edad definida, por lo que es incorrecto asociar una actividad con el concepto de inmadurez.

Otro de los argumentos contra el cosplay indican que algunos personajes se encuentran fuertemente cargados de intencionalidad sexual, lo que nos hace preguntarnos ¿qué no en el mundo la mayor parte de la sociedad se encuentra sexualizada? Por ende el Cosplay se encuentra impregnado de esa tendencia.

El cosplay ha pasado a ser parte de la industria del entretenimiento y las convenciones son organizadas en diferentes partes del mundo como la World Cosplay Summit de Japón, la Yamato Cosplay Cup en Brasil o The Royal Fest que cambia de sede cada año. No sólo las convenciones se han multiplicado si no también hay una parte de los cosplayers que se dedican exclusivamente a este rubro y obtienen dinero gracias a él, resaltando celebridades como Jessica Nigri y Grasshopper o Tasha Corea y Blizzard, quienes trabajan para ciertas compañías, obteniendo grandes contratos exclusivos.

Una de las cosplayers más importante de Japón, Eneko, obtiene ganancias por un millón de yenes al mes que pueden llegar a convertirse en 10 millones durante las convenciones, por lo que se puede considerar un excelente negocio, según lo publicado por Hipertextual.

 

 

Comentarios