Mundo Raro

Procesión y danza de la muerte macabra tradición

El escenario podría asustar a cualquiera durante esta celebración que data de la Edad Media en la que cientos de esqueletos avisan la llegada de la muerte 

EFE
Por EFE Sábado 31 de Marzo de 2018
  • Procesión y danza de la muerte: una macabra tradición que no perdona. Foto: AFP

    Procesión y danza de la muerte: una macabra tradición que no perdona. Foto: AFP

Procesión y danza de la muerte de Verges, una macabra tradición que tuvo origen durante la Edad Media celebrada en un municipio de origen medieval, ahí viven más de un millar de habitantes que en Semana Santa, realizan esta extraña y escalofriante procesión. 

Foto: AFP

El pequeño municipio gerundense de Verges es escenario cada Semana Santa de una joya histórica: una danza de la muerte que se conserva desde la Edad Media, cuando se asociaba a las epidemias de peste negra, en la que diez esqueletos bailan al son de un timbal para recordar que nadie está exento de acabar sus días en este mundo.

Foto: AFP

El escenario, clave para esta macabra puesta en escena, es la de un municipio de origen medieval de poco más de un millar de habitantes, en la provincia de Girona, con una plaza clásica rodeada de callejones estrechos, iluminados por la luz de antorchas.

Foto: AFP

Un ritual al ritmo del timbal 

La danza, que tiene lugar de noche cuando la oscuridad proyecta las sombras de los esqueletos, forma parte de una procesión, pero es el rasgo diferencial que genera la afluencia de miles de curiosos.

El simbolismo impregna todo el ritual, en el que diez esqueletos recorren las calles de Verges al ritmo de un timbal, que emite un sonido sordo que intensifica este encuentro con la muerte y que coincide con ciertos toques de difuntos propios del lugar.

Foto: AFP

Cinco de ellos, tres adultos y dos niños, acompañan a los que participan en la danza e iluminan la escena con las antorchas que portan en la mano.

La pieza clave son los esqueletos que bailan, dando unos saltos acompasados sin floritura alguna, que despliegan una serie de mensajes relacionados siempre con la muerte.

Foto: AFP

La muerte no perdona a nadie 

Uno de ellos, adulto, muestra una guadaña en la que aparece la inscripción latina Nemini Parco, que avisa de que la muerte no perdona a nadie.

Tras éste, otro esqueleto, que ejerce de eje central de la danza, enarbola una bandera en la que el público puede leer Lo temps es breu (El tiempo es breve).

Foto: AFP

Los otros tres personajes son niños, dos de ellos con cuencos que contienen cenizas para recordar el fin que le espera a cualquier persona. 

Uno de ellos porta un reloj sin agujas y, en su coreografía, señala a cada salto una hora aleatoria para remarcar que la muerte es libre de dar cita en cualquier momento.

Foto: AFP

Los cinco que danzan visten maillot negro sobre el que se ha dibujado un esqueleto y, en la cabeza, lucen un casco en forma de calavera; los otros cinco van ataviados con una túnica negra y una capucha lila, con guantes y zapatillas negras con huesos pintados e, igualmente, coronados por una calavera.

Foto: AFP

Una procesión de Semana Santa tan vinculada a la tradición macabra está relacionada con los episodios de peste negra, pero mantiene reminiscencias de antiguos ritos ancestrales de culto a los difuntos.

Foto: AFP

La cercana muerte

En aquellos tiempos de la Edad Media, la muerte era muy cercana a la población y se consideraba que la única forma de vencerla era a través del cristianismo, muy presente entonces en esta zona del Ampurdán.

Foto: AFP

Esta relación con el más allá era especialmente destacada en esta área de Catalunya, cerca de la Costa Brava, como lo demuestra que el municipio vecino de Verges lleva el nombre de Ultramort.

Foto: AFP

La danza de la muerte de Verges experimentó una reavivada fama a raíz de que uno de los hijos destacados del municipio, el cantautor Lluís Llach, se hiciese cargo de su dirección entre 2009 y 2011 y renovase aspectos clave en un montaje de este tipo, como es la iluminación.

Foto: AFP

El Jueves Santos es el único día en el que esta particular procesión, sobre la que se hallaron documentos en el Obispado de Girona que datan de 1666, se escenifica para avisar de que nadie escapa a la cita con el más allá.

Comentarios