Mundo Raro

¿Desde cuándo se usa y cuál es el origen de la ouija?

Las personas del siglo XIX sólo querían comunicarse con sus muerto

<nt:author-name/>
Por La Sirena Viernes19 de Octubre de 2018
  • ¿Desde cuándo se usa y cuál es el origen de la ouija? Foto temática Pixabay

    ¿Desde cuándo se usa y cuál es el origen de la ouija? Foto temática Pixabay

Hablar de la Ouija para muchos es hablar del diablo, de espíritus y portales malignos hacía el más allá, ¿pero desde cuando se usa y cuál es su origen

De acuerdo con Grupo Rivas, existen archivos donde aparece la ouija desde 1891, como “ouija, la maravillosa tabla que habla” y tuvo mucho éxito en Estados Unidos, sobre todo en Nueva York. 

Sin embargo, los orígenes de la ouija datan de mucho tiempo atrás, remontan a las actividades espiritistas en Europa. 

Únete a nuestro chat en WhatsApp: 

La ouija ganó su auge Estados Unidos en el siglo XIX, con las hermanas Fox, quienes vivían en el norte de Nueva York y aseguraban recibían mensajes del más allá, entonces las sesiones espiritistas no eran mal vistas, por el contrario se conmpaginaba con el cristianismo y no tenía nada de malo contactar espíritus. 

El historiador Robert Murch, quien ha estudiado la Ouija desde 1992, asegura que entonces era muy común comunicarse con los muertos y no era visto como algo extraño, contrario de hoy que se piensa que se están abriendo puertas al infierno. 

Las personas del siglo XIX sólo querían comunicarse con sus muertos, pero estos mensajes tardaban cada vez más en llegar, lo que aumentaba la frustración y esto fue aprovechado por Charles Kennard Novelty, de los primeros en comercializar la tabla de la Ouija.

Entonces Charles se reunió con algunos inversionistas en 1890, entre los que se encontraba Eliah Bond, una bogado y topógrado de Baltimore, para comenzar la compañía que sería exclusiva para la construcción de la “tabla que habla”. 

En cuanto al nombre de Ouija, según la investigacion de Murch, no proviene de la combinación de 'Oui', sí en francés y 'ja', sí en alemán, sino que fue Helen Peters, hermana de uno de Elijah Bond y supuesta médium, quien propuso el nombre, que en realidad significa “buena suerte”.

Pero no todo fue tan fácil para estos empresarios, pues Helen y Elijah debían comprobar a las autoridades que la tabla en realidad funcionaba, algo simple según las autoridades, los espíritus debían deletrear el nombre del encargado de patentes y si era correcto obtenían el permiso. 

El 10 de febrero de 1891 lograron la licencia para comercializar la tabla, la compañía jamás explicó como funcionaba, solo aseguraba que era verídica, el misterio la hizo un éxito rotundo y llevó a que Kennard pasará de tener una fabrica a siete en diferentes ciudades.

Pero no todo era bonito, se dieron varios reportes de crímenes donde los autores aseguraban que la ouija les había ordenado cometerlos. Por ejemplo, una mujer en Nueva York aseguraba que la tabla le dijo que matara a su madre y dejara el cuerpo 15 días en su sala antes de enterrarla. 

Así poco a poco la tabla se fue convirtiendo en un objeto diabólico, pero fue hasta que se estrenó la película de El Exorcista, en 1973, que la gente empezó a relacionarlo o verla como una puerta al infierno.

Desde entonces ha cobrado mayor popularidad y es utilizada cada vez más en las películas de terror.

Comentarios