Mundo Raro

De Mictecacíhuatl a Niña Blanca: El origen del culto a la Santa Muerte

La Santa Muerte, también conocida como Santísima Muerte, tiene su origen en el periodo prehispánico

<nt:author-name/>
Por La Sirena Miércoles17 de Octubre de 2018
  • De Mictecacíhuatl a Niña Blanca: El origen del culto a la Santa Muerte. Foto. EFE

    De Mictecacíhuatl a Niña Blanca: El origen del culto a la Santa Muerte. Foto. EFE

La Santa Muerte es conocida y venerada por una gran cantidad de personas en todo México, cariñosamente muchos la llaman La Flaquita, La Huesuda o Niña Blanca, pero ¿dónde se originó el culto a la Santa Muerte

La Santa Muerte, también conocida como Santísima Muerte, tiene su origen en el periodo prehispánico en México.

Los Mexicas solían llamarla Mictecacíhuatl, “La Dama de la Muerte”, cuya misión era proteger las almas y huesos de los muertos, mientras habitaba el Mictlán. 

“El Mictlán era un lugar sin salida, desde donde era imposible regresar al mundo de los vivos […] lo que explicaría también por qué no había fantasmas, ni espíritus de muertos en la Tierra”, mencionó la antropóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Yolotl González Torres. Quien en su libro El culto a los muertos entre los mexicas, escribió que después de estar cuatro años en el Mictlán, las almas pasaban al Chiscnauhmictlan donde eran destruidas completamente. 

La Niña Blanca residía los festivales Aztecas hechos en honor de los muertos que evolucionaron con la incorporación del cristianismo hasta el Día de Muertos contemporáneo, se cree que murió al nacer y por eso obtuvo el nombre de “Dama de la Muerte”.

Mictecacíhuatl era la reina del inframundo donde gobernaba al lado de Mictlantecuhtli, los dioses de la muerte. 

Únete a nuestro chat en WhatsApp: 

Al ser la personificación de la muerte, lógicamente, no es reconocida oficialmente como santa por la Iglesia Católica. Y pese a su identidad de género, su apariencia esquelética no revela feminidad alguna.

Los devotos y fabricantes de imágenes acostumbrar a vestirla de novia, como monja o con túnicas que apenas dejan ver sus rostro, manos y pies.

Según la cosmovisión del pueblo Mexica, Mictlán era la morada de las almas en pena, el equivalente al limbo. 

La santa muerte en el centro histórico del DF

Los nativos representaban a Mictecacíhuatl como una mujer vestida con ropas tradicionales de los Mexicas, adornada y decorada con mantos grises tradicionalmente utilizados en la ceremonia de cremación.

Ella portaba una espeluznante máscara de calavera, con una protuberancia que le salía de la cavidad nasal y que podía utilizar para herir a sus enemigos.

Según el mito, esta punta afilada era utilizada para perforar la cara de sus adversarios provocándoles horribles heridas. 

Mictecacíhuatl era una divinidad relacionada con el Día de Muertos, una de las fechas más importantes del calendario festivo de la tradición mexica. 

La santa muerte,  Mercado Corona

El Día de los Muertos, era un día de fiesta que originalmente acaecía hacía el final del mes de julio y principios del agosto, dedicado a los niños que morían muy jóvenes y que necesitaban ser recordados por sus familias.

En esas fechas se le solicitaba a la Señora de los Muertos que intercediera y cuidara de los pequeños como si fuera su verdadera madre.

La festividad fue alterada con la llegada de los Conquistadores Españoles, los sacerdotes Católicos trasladaron la fecha de las celebraciones para hacerla coincidir con el Día de Todos los Santos, en un intento descarado por convertir el día sagrado en una fecha cristiana. 

Pese a los intentos de los sacerdotes en cambiar la esencia del festejo, el Día de Muertos se mantuvo fiel a sus raíces venerando entre otras cosas a la Señora del Mundo de los Muertos.

La primera imagen de la Santa Muerte fue descubierta en una Iglesia; se trataba de San Bernardo de Claravala, un Santo francés de la edad media, que tenía su fiesta el 20 de agosto.

San Bernardo fue representado como un esqueleto y el pueblo mexicano lo vio como una imagen de la Santa Muerte. Lo empezaron a venerar como Santa en vez de Santo, ya que las diosas prehispánicas de la muerte, Mictecacihuatl y Coatlicue, eran figuras femeninas. 

Cuando los sacerdotes se dieron cuenta de que la gente iba a rendirle culto a la Santa Muerte, la imagen fue trasladada a una casa privada; así nació el culto a la Santa Muerte, de un sincretismo entre la cultura prehispánica y el cristianismo popular, según un reportaje de Discovery Channel.

Comentarios