Nota Roja

Mara Salvatrucha graban tortura y asesinato de quinceañera

Las imágenes sirvieron como prueba para su propia condena

Mariana Ley
Por Mariana Ley Viernes 17 de Noviembre de 2017
  • Imagen temática/Pixabay.

    Imagen temática/Pixabay.

La joven Damaris Reyes Rivas, una salvadoreña de 15 años, fue cruelmente torturada y asesinada por pandilleros pertenecientes a la MS-13.

Las imágenes del crimen muestran la brutalidad con la que fue acuchillada en el cuello y en el abdomen. 

Estas fueron presentadas en el juicio, frente a la madre de la víctima, y sirvieron para que algunos de ellos hayan sido declarados como culpables de asesinato.

La madre de Damaris la llevó a Estados Unidos precisamente para alejarla de las pandillas.

La desaparición de la joven sucedió el 8 de enero, y su cuerpo fue encontrado en medio de un bosque, con claras señas de tortura, después de más de un mes, el 11 de febrero. 

Ahora estos videos salen a relucir diez meses después de su muerte y el juicio se abrió contra 10 acusados: cuatro adultos y seis menores. Uno ya fue imputado.

Los autores principales del crimen son Wilmer A. Sánchez Serrano de 22 años y Venus Romero Iraheta de 17; ellos poseían las grabaciones del asesinato, como se indica en La Silla Rota

El acto se llevó a cabo en venganza por la muerte de otro integrante, Christian Sosa Rivas, que al parecer tiempo atrás había mantenido relaciones con Damaris. 

Para los integrantes de esta pandilla la joven había colaborado en dicho fallecimiento.

Imagen temática /Pixabay.

En las imágenes se muestra cómo uno de los pandilleros le enseña una cuchilla para cigarros a la quinceañera y le advierte que podía perder un dedo, además de amenazarla con un rifle.

A gritos le exigían respuestas sobre el homicidio de Sosa Rivas, mismo que fue asesinado una semana antes. 

Según las investigaciones, y como lo indica Univisión, obligaron a la joven a desnudarse para que sintiera "el frío que sintió Sosa Rivas"

Imagen temática /Pixabay.

Posteriormente, Romero Iraheta, novia del pandillero asesinado, la apuñaló 13 veces en el cuello y el abdomen, y le dijo: "Te veré en el infierno"

Se especula que también le arrancó un tatuaje de diamante que tenía como recuerdo de Sosa Rivas. 

Las autoridades creen que Damaris fue engañada por un conocido que la llevó en su auto al parque del lago Accontink, donde era esperada por los pandilleros. 

Imagen temática/Pixabay.

Así, Sánchez Serrano fue declarado culpable de asesinato en segundo grado y éste aceptó su participación, pero testificó que fue engañado para ir al parque y negó ser miembro de la MS-13.

Además sostuvo haber sido amenazado de muerte si no participaba en el asesinato de la menor. 

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: