Noticias

Beneficios de comerse la placenta

La universidad de Nevada realizó una encuenta entre mujeres que había consumido su placenta en licuados y muchas de ellas dijeron haber tenido beneficios de salud

<nt:author-name/>
Por La Sirena Sábado01 de Junio de 2019
  • Beneficios de comerse la placenta. Foto temática: Pixabay

    Beneficios de comerse la placenta. Foto temática: Pixabay

Parece que comerse la placenta se ha vuelto una moda entre las celebridades, Rosie Rivera, Michelle Renaud y Kim Kardashian, Anahí, Claudia Lizaldi y recientemente la famosa Zuria Vega, quien hasta compartió cómo lo hizo, pero qué beneficios tiene comerse la placenta.

La placenta es la responsable de la nutrición, respiración y excreción del feto durante el embarazo, es por eso que muchos creen que no debería desperdiciarse una vez que cumple su función. 

La universidad de Nevada realizó una encuenta entre mujeres que había consumido su placenta en licuados y muchas de ellas dijeron haber tenido beneficios de salud. 

De acuerdo con CNN, el consumo de la placenta, llamado Placentofagia, ha sido recomendado por lo menos desde el año 1500, en la anigua china se mezclaba con la leche humana con un antídoto para el agotamiento.

Depresión postparto, reducir el dolor y la hemorragia postparto, además de la producción de leche materna y mejorar la vinculación madre-hijo, son algunos de los beneficios que se le atribuyen al consumir la placenta, ya sea en licuados o capsulas.

De acuerdo con la revista Archives of Women’s Mental Health, se realizaron algunos estudios para determinar lo que puede ser realmente beneficioso y los riesgos del consumo de la placenta.

La doctora Crystal Clark, una psiquiatra y profesora de asistencia reproductiva de la Northwestern University Feinberg School of Medicine, quien es coautora del artículo, mencionó que no encontró “ningún buen dato”, ya sea a favor o en contra de la terapia.

Crystal Clark mencionó que la evidencia más fuerte del beneficio de comer placenta proviene de una serie de experimentos que encontró en las ratas de laboratorio que se alimentan de sus placentas inmediatamente después de dar a luz, “parecían tener menos dolor”.

Pese a que no hay una fuente a favor o en contra de la placentofagia, la doctora recomienda apoyar la practica de sus pacientes.

Yo solo les informo que tal vez no obtendrían nada, pero sin duda es su elección”, dijo. 

Añadió que “No recomendaría en este momento que una mujer renuncie a sus cápsulas de hierro o antidepresivos u otros tratamientos para los que hay evidencia de beneficio”.

La doctora considera necesario se realicen investigaciones sobre si los componentes potencialmente beneficiosos, como el estrógeno, opioides y la oxitocina, están aún presentes en la placenta, así como sustancias potencialmente nocibas como el mercurio, el plomo y las bacterias.

Sarah Moore, un consejero independiente y educadora de parto perinatal en Brooklyn, Nueva York, mencionó que “es realmente una buena evidencia anecdótica de que la gente se sienta bien haciéndolo” al consumir la placenta.

Luego recomendó a las mujeres que podrían tomar dos cápsulas tres veces al día durante dos o más semanas si sienten que les está trayendo un benficio.

La consejera comentó que el proceso para hacer las cápsulas consiste en cocer al vapor la placenta, deshidratarla “hasta que sea muy crujiente, casi como carne seca”, aplastarlo para hacerlo polvo y ponerlo en cápsulas de gel.

Luego añadió que el resultado se mezcla con jengibre, limón y pimienta roja, ingredientes que actuan como conservantes, y que las cápsulas no tienen ningún sabor. 

TAGS

Comentarios