Noticias

El origen de las posadas navideñas

En algunas regiones de México durante los nueve días las personas rezan y cantan villancicos

<nt:author-name/>
Por La Sirena Sábado23 de Noviembre de 2019
  • El origen de las posadas. Foto temática Pixnio

    El origen de las posadas. Foto temática Pixnio

Diciembre está por llegar y con él, la Nochebuena, Navidad y las populares posadas, pero ¿cuál es el origen de las posadas

Las populares fiestas decembrinas son originarias de México y la tradición se ha extendido a países como Honduras, Guatemala, El salvador, Costa Rica, Nicaragua y Panamá.

Las posadas, celebradas nueve días antes de Navidad, del 16 al 24 de diciembre, recuerdan a las personas el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazaret hasta Belén, donde buscaban un lugar para alojarse y esperar el nacimiento de Jesús. 

De acuerdo con National Geographic en español, antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban durante el mes de panquetzaliztli, equivalente al mes de diciembre, el advenimiento del Dios de la Guerra, Huitzilopochtli, durante la época invernal y duraba del 16 al 26 de diciembre.  

Las fechas de las celebraciones Huitzilopochtli, coincidían con las fechas en que los europeos celebraban Navidad, así poco a poco la festividad fue cambian debido a la evangelización que se realizó en la Nueva España y luego la imagen de Huitzilopochtli fue sustituida por la de María y José. 

Las posadas con simbolismo católico se crearon desde los primeros evangelizadores: el fraile agustino Diego Soria obtuvo del Papa Sixto V indulgencias para la realización de las nueve misas de aguinaldo en los días anteriores a la Navidad.

Para el siglo XVIII, la celebración perdió un poco de popularidad en las iglesias, aunque no dejaron de realizarse, y cobró mayor fuerza en los barrios, la música religiosa fue sustituida por el canto popular.

Para facilitar la enseñanza de la Iglesia Católica, los evangelizadores realizaban representaciones del peregrinar de San José y la Virgen María. 

Las representaciones duraban nueve días, que iniciaban el 16 de diciembre y consisten en solicitar alojamiento en ese simbólico camino a Belén hasta el día 24 de diciembre, víspera del nacimiento de Jesús.

Durante la representación del peregrinar, los evangelistas hacen notas las penurias por las que María y josé tuvieron que pasar hasta encontrar alojamiento en un establo de Belén.

Para los mexicanos, cada uno de los nueve días tiene un significado distinto: humildad, fortaleza, desapego, caridad, confianza, justicia, pureza, alegría y generosidad. 

En algunas regiones de México durante los nueve días las personas rezan y cantan villancicos, los caseros ofrecen ponche, cañas, naranjas o mandarinas, además de una bolsita con dulces y cacahuates a la que le llaman colación, por supuesto que no puede faltar la piñata llena de dulces.

A se ha popularizado llamar posada a cualquier fiesta no religiosa celebrada entre el 16 y 24 de diciembre, lo que ha motivado protestas de parte de grupos católicos, en contra del uso indiscriminado del término.

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: