Noticias

Grindadrap: la sádica acción que tiñe de rojo las Islas Feroe

Los pobladores de la isla se niegan a detener la atrocidad

Viridiana Díaz
Por Viridiana Díaz
  • Foto: Wikimedia

    Foto: Wikimedia

Un acto de crueldad ocurre en las Islas Feroe, una nación autónoma en el Atlántico Norte, en Dinamarca, pobladores guían a las ballenas piloto hacia las aguas bajas de la costa, donde son agredidas con brutalidad hasta matarlas, para luego cortarlas y procesar su carne.

El acto se realiza en una ceremonia a la que se le denomina Grindadrap y pese a los reclamos de ambientalistas, sus habitantes defienden la tradición y se niegan a acabar con el atr actroz.

Pobladores durante el Grindadrap
Foto: Wikipedia

A pesar de las campañas y fuertes imágenes de la matanza, el gobierno de Feroe ha criticado la posición de los activistas y cuestionan que califiquen la tradición como "barbárica", "innecesaria" y "diabólica", además de describir a los participantes como "psicópatas sádicos".

Según lo publicado por el portal whaling.fo, las autoridades mencionan que no se trata de "una festividad anual ni un ritual. Es un evento que tiene lugar en cualquier momento del año y sirve para proveer de comida a los ciudadanos".

Las ballenas y delfines son destrozados para luego vender su carne. Foto: Wikimedia

"Dirigir a las ballenas hasta la playa, matarlas y repartirlas son actos totalmente regulados por ley. Lo recogido se reparte en la comunidad local", afirmaron las autoridades.

De acuerdo a lo publicado por Diario Correo, el pasado 9 de noviembre, aproximadamente unas 436 ballenas y 198 delfines fueron asesinados en la costa de Islas de Feroe.

El gobierno de Feroe explicó mediante el documento que la carne y la grasa del cetáceo son una parte esencial de la dieta de los 50 mil habitantes de las islas.

Adultos y niños participan en la tradición. Foto: Flickr

"Cada ballena provee a las comunidades con cientos de kilos de carne y sebo que de otra manera debería ser importante".

Historia

El Grindadrap se practica desde el siglo 16, cuando los pobladores de guiaban cada verano a decenas de ballenas a las aguas bajas de la costa y allí son asesinadas con lanzas que se introducen a través de su cuello con la intención de quebrarles la columna vertebral.

Comentarios