Noticias

La dieta de Donald Trump: ¿consiste en comida chatarra o es una farsa?

El presidente de los Estados Unidos tiene un gusto muy peculiar por la comida chatarra... ¿o no?

Mariana Ley
Por Mariana Ley Domingo 10 de Diciembre de 2017
  • Imagen ilustrativa/Wikimedia Commons.

    Imagen ilustrativa/Wikimedia Commons.

Recientemente algunos medios publicaron datos relevantes sobre la alimentación del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que radica básicamente en grandes porciones de comida chatarra.

También se reveló que el mandatario es fiel cliente de grandes cadenas de comida rápida como McDonald's o Kentucky Fried Chicken, pudiendo ingerir tan sólo en una noche alrededor de 2,672 calorías. 

Este tipo de datos se encuentran publicados en el libro Let Trump be Trump: The Inside Story of His Rise to the Presidency, escrito por Corey Lewandowski y David Bossie, colaboradores de la campaña presidencial. 

Según estos autores, una habitual cena del presidente estaría compuesta por dos hamburguesas 'Big Mac', dos sándwiches de pescado y un batido de chocolate, todo del mismo restaurante; llegando a sumar dichas calorías. 

 

McDonalds - I'm loving it. #trump #trumpeating #trumpeatsstuff #mcdonalds #pj #potus #fatty #pig #impeachtrump #impeach #fucktrump

Una publicación compartida de Trump Eats Stuff (@trumpeatsstuff) el

Trump, de 71 años, parece ser una persona más bien sedentaria que no realiza deporte alguno, y que por sus complicados horarios está sujeta al estrés y a una mala alimentación, tal como lo señala AS.

Asimismo, en tiempos de campaña electoral, confesó al periodista Bill O' Reily que el sándwich de huevo y tocino de McDonald's era también de sus favoritos, con queso, salsa y pan extras. 

Un día normal en la vida del presidente es despertarse a las 05:00 horas, revisar Twitter y a veces brincarse el desayuno hasta llegar al almuerzo, mismo que consta de tocino poco frito con huevos. 

La otra versión

Sin embargo, elmostrador publicó en 2016 que la dieta de comida chatarra a la que se sometía el candidato -en ese entonces- a la presidencia de los Estados Unidos no era más que una estratégica medida de campaña. 

Ya que, según el medio, se podía observar al magnate en fotografías a bordo de su avión privado devorando una 'Big Mac', o un gran plato de alitas de pollo, situación que lejos estaba de ser una casualidad. 

"No hay nada más americano y que conecte con el sentir de la gente que la comida rápida", afirma Russ Schriefer, estratega político. 

Se cree entonces que este tipo de comida ha sido únicamente una de las armas electorales de Trump para conectar con los votantes 'blancos', de edad media, sin estudios universitarios; residentes en la 'América profunda' y en las viejas zonas industriales empobrecidas, que le dieron el triunfo político. 

Asimismo dicho portal también recuerda que antes de emprender la campaña, Trump parecía tener gustos más refinados a la hora de alimentarse, pues cuenta nada menos que con toda una línea empresarial propia de comida. 

Que va desde el 'Bistec Trump', hasta el 'Vodka Trump'; sin olvidar el 'Vino Trump', que puede ser rosado, blanco o espumoso. Incluso ha escrito sobre 'la dieta ideal' en su libro Think Like a Billionaire, donde recomendaba el salmón bañado con hierba de limón. 

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: