Noticias

Día Internacional del Beso ¿Por qué nos besamos?

En algunos países ni siquiera conocen el beso en los labios

Mariana Ley
Por Mariana Ley Viernes 13 de Abril de 2018
  • ¿Por qué nos besamos? Imagen ilustrativa/Pixabay.

    ¿Por qué nos besamos? Imagen ilustrativa/Pixabay.

Hoy es el Día Internacional del Beso y nada mejor que aclarar algunas dudas sobre el por qué nos besamos, pues bien a todos nos gusta darlos y recibirlos, hablando únicamente del beso romántico entre una pareja, pero desconocemos qué significa realmente en nuestra cultura y por qué es que lo hacemos cotidianamente, más allá de reflejar un acto de amor.

Alrededor del mundo los besos pueden llegar a tener diferentes significados, sobre todo en las cuestiones sociales, pues en algunos países se acostumbra a besar una mejilla (o ambas) a la hora de saludarse, en otras partes también podrían besarse la mano sin distinción entre hombres y mujeres, pues así es su costumbre.

Imagen ilustrativa/Pixabay.

Algo que podría parecer más descabellado es que en ciertos países no conocen el beso en los labios y si algunos lo practican también podrían ser castigados al ser mal visto. Lo cierto es que en este lado del mundo los besos se dan a la pareja por simple placer y para recordarle constantemente el vínculo afectivo que existe.

Algunos científicos han asegurado que el besar a otro sirve para identificar si se es genéticamente compatible a través de la saliva, sin embargo el tema no ha sido de gran debate ni se ha profundizado su estudio, pues no es tan fácil interpretar lo que significa un beso para cada persona.

Se cree que el movimiento de los labios al besar es similar al que se realizaba mientras se era amamantado, esa función de alimentación es una de las actividades que más placer genera en la mente humana.

Imagen ilustrativa/Pixabay.

Otros, como el doctor Joe Hanson, explican que es un comportamiento resultado de la evolución humana, tal como lo mencionó en el programa It's OK to be Smart: “A medida que aprendimos a caminar erguidos, empezamos a publicitar nuestra fertilidad cara a cara”, distinguiendo del instinto que tienen los animales para el simple apareamiento espontáneo.

A pesar de que el sexo y el cortejo estén presentes en prácticamente todos los animales, los besos no necesariamente se tienen que vincular al deseo o a la actividad sexual, a menos que se utilicen como preliminar.

Imagen ilustrativa/Pixabay.

Desde que la filosofía y la literatura existen muchos autores han documentado su percepción sobre el amor, hay manuales enteros así como también experiencias, no obstante, el beso, esta invención romántica entre dos personas tiene toda la posibilidad de haber surgido con las tradiciones medievales de la cortesía en un noviazgo.

Y no precisamente como un requisito de convivencia o trato especial hacia la doncella, sino como un acto de rebelión a las costumbres tradicionales del cortejo; un desafío a los ideales de la época que apenas permitían el verse a la cara o intercambiar palabra, surgiendo así este acto de amor tan característico.

Imagen ilustrativa/Pixabay.

Rafael Wlodarski, psicólogo por la Universidad de Oxford y especialista en el comportamiento sexual humano llevó a cabo un experimento que arrojó dos distintos resultados. Como se mencionó, la primera razón por la que se da un beso es para evaluar a parejas potenciales, así mismo continúan los besos en una pareja ya consolidada para mantener vivo el lazo que los une.

Este doctor comprobó que la razón que mueve a las personas a besarse también distingue entre hombres y mujeres. Los primeros son más propensos a iniciar los besos antes del sexo, cuando pueden ser utilizados con fines de excitación; mientras que ellas prefieren besar después del acto sexual, como una acción que mantenga viva la relación.

Únete a nuestro canal de Telegram

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: