Noticias

¿Qué son las calaveritas?

Las calaveritas literarias surgen como una crítica y hoy en día se hacen para divertirse 

Mariana Ley
Por Mariana Ley Jueves 02 de Noviembre de 2017
  • Calavera Oaxaqueña por José Guadalupe Posada. Foto: Wikimedia.

    Calavera Oaxaqueña por José Guadalupe Posada. Foto: Wikimedia.

Las “calaveritas” son un elemento indispensable de la más grande tradición de México: el día de muertos. Nacen a finales del siglo XIX, de la mano de “La Catrina”, como una sátira en contra de la élite del Porfiriato, conmemorando esta popular celebración.

La Catrina. Foto: Wikimedia.

Estos pequeños versos expresan sentimientos y pensamientos mayormente burlescos en forma de crítica, tomando como referencia las características de una persona en específico, así como también su comportamiento o sus “defectos”; puede darse en cualquier ámbito pero principalmente el social o político.

Sus orígenes se remontan a la época colonial, donde se vincula a otras expresiones de la religión ibérica proveniente de la Edad Media, como la “Danza Macabra o Danza de la Muerte”.

Danza de la muerte. Foto: Pixabay.
Danza de la muerte. Foto: Pixabay.

Durante la Nueva España se le añadieron elementos prehispánicos como el culto a “Mictlantecuhtli”, el dios de la muerte, y los “tzompantlis”, que eran troncos conformados por cráneos de sacrificios, desatando el posible origen de las calaveritas de dulce.

La censura colonial restringió la libre circulación de estas composiciones en las gacetas y otros medios impresos, ya que se consideraban irreverentes. Fue así que hasta el siglo XIX estas sátiras volvieron a publicarse. La más antigua de la que existe registro se contempla en 1849 en el periódico “El Socialista” de Guadalajara, Jalisco. Es entonces en la segunda mitad del siglo XIX cuando cobran más fuerza y se popularizan entre todos los mexicanos.

Calavera garbancera. Foto: Wikimedia.
Calavera garbancera. Foto: Wikimedia.

José Guadalupe Posada, un famoso ilustrador mexicano, es quien dio vida a la famosa imagen de la Catrina, o Muerte, dentro del imaginario colectivo, añadiéndole ese toque caricaturesco propio de las calaveritas, teniendo esa ilustración aún en estos días como tradición del 2 de noviembre.

Gran Calavera Eléctrica, José Guadalupe Posada. Foto: Wikipedia.

Este legado cultural en los años recientes también es utilizado por el pueblo en general, es común que a los niños se les pida como un trabajo escolar. Por eso las temáticas, aunque siguen siendo burlescas, son un tanto más rosas, para dedicarlas entre amigos, compañeros, profesores, jefes, etcétera.

Actualmente siguen creándose calaveritas un año tras otro para conmemorar ese día tan especial y de paso criticar cuestiones que afectan al país, representadas a través de la muerte misma, añadiéndole esa pizca de color que sólo tiene el humor mexicano.

Comentarios