Opinión

Ni quien nos entienda

Lino Cardenas
Por Lino Cardenas Martes 14 de Noviembre de 2017

Los mexicanos somo una gloria cuando de criticar se trata.

Voy a poner en la mesa a Juan Carlos Osorio, el tan señalado entrenador de la Selección Mexicana de Futbol.

Desde que tomó las riendas del "Tri", el colombiano fue duramente criticado por los analistas deportivos y la misma afición quienes señalaban no era el técnico idóneo para la selección.

Su trabajo en la Eliminatoria de Concacaf fue impecable, consiguió 21 puntos y perdió el invicto en la última jornada contra Honduras, pese a eso, los aficionados y comentaristas deportivos no han dado el crédito a lo hecho por Osorio.

Los cambios, el acomodo de los jugadores en la cancha y la forma de jugar del equipo eran los titulares en los diarios nacionales, dejando de lado que con Osorio al frente, México está en Rusia 2018 sin preocupaciones y sin la necesidad de un repechaje como en la eliminatoria pasada.

Claro se debe analizar todo el funcionar del Tri, pero al final lo que más importa es el resultado. En México era una clásica el "Jugamos como nunca y perdimos como siempre", ahora no se juega bonito pero se gana, el analisís del funcionar del equipo, pero llegar a pedir la cabeza de quien hasta el momento es el entrenador que mejores número ha presentado con la selección es algo ilógico.

Un mal trabajo de Osorio frente al Tri, pudiera ser en la Copa Confederaciones donde de cinco juegos perdió dos, ganó dos y empató uno, si en verdad a esto se le puede llamar mal trabajo.

Los detractores de Osorio se fueron a la yugular tras la goleada de 4-1 que le propinó Alemania en semifinales del certamen, pero aunque los alemanes se presentaron con equipo joven, no debemos de olvidar que son los actuales campeones del mundo.

En días pasados, la selección encaró dos juegos amistosos; en el primero igualó a tres tantos con Bélgica y le ganó 1-0 a Polonia, pese enfrentar de buena manera a dos selectivos competitivos, Osorio no llenó el ojo de los criticos que siguen esperando malos resultados para elevar su ego y darle crédito a sus conocimientos deportivos.

Si a Osorio y a la selección les va bien o mal es algo que en lo particular no me quita el sueño, sin embargo, me gusta reconocer el trabajo bien hecho y no sólo criticar por criticar.

Tal ves, y como muchos lo hacen le puedo recriminar al entrenador colombiano de su trabajo, que no juega bonito y que hace muchos cambios, pero entiendo que en el futbol no siempre gana el juega bonito, si no el que hace los goles; recuerdo también que los entrenadores trabajan con los jugadores y son ellos los que saben si les funcionan de punta o defensa, de medio campista o carrilero.

Debemos recordar que somos un país futbolero pero no una potencia mundial en el deporte. Nuestros jugadores no están en las mejores ligas del mundo y lejos están de ser de los crack mundiales, pese a esto, queremos que nuestro selectivo juegue como selecciones poderosas, pues simplemente no se puede.

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR: